jueves, 28 de junio de 2012

Desperté.



Lo único que sabes de mí y de mi vida, es mi nombre. Mi vida no es una película que criticar en las pausas. Estoy cansada, cansada de tanto idiota que cree saber más que nadie. ¿No véis lo que hacéis? Crear monstruos, bombas llenas de inseguridades y lágrimas contenidas, personas asustadas de reflejarse en el espejo. Yo no necesito a nadie que me hunda, puedo hacerlo sola, puedo llegar hasta las infinidades de este planeta a la vez que caigo en mi interior. Al igual que puedo cerrar los ojos, respirar, y elevarme, volver al punto de partida. Las críticas, son eso, críticas, y publicidad. Quien me quiere va a seguir estando ahí, por mucha mala imagen que queráis darme. Yo sé quien soy, y deberíais plantearos lo mismo. Lo único que quiero es salir de esta falta de felicidad, quiero alejarme de tu ausencia, de esta tristeza que me recorre las venas desde hace meses. Mi pulso se ha debilitado, han muerto dentro de mí esas ganas de dejar huella por donde pase, la vitalidad y locura que tanto me identificaban. Van a volver, porque así soy yo. Fuerte aunque me derrumbe, fuerte siempre. No voy a ser menos por vosotros, por aquellos que queréis verme tirada en el suelo. ¿Por qué? Pues porque pienso levantarme tras cada caída y dedicaros mi más preciosa sonrisa. 



Al fin he abierto los ojos, nadie va a interponerse entre mis sueños y yo.

3 comentarios: