lunes, 9 de julio de 2012

NO MÁS.



Te levantas, sacudes tus miedos del cuerpo que tantas veces has criticado frente al espejo, y sigues caminando. La costumbre es seguir hacia delante aunque no tengas a donde ir, aunque ya no tengas fuerzas. Sigues tu camino, porque no puedes quedarte ahí, en medio, parado, mientras todos los demás avanzan sin ti. Te has auto-inculcado aquello que todos hacemos, esconder nuestras lágrimas para mostrar una falsa felicidad que todos se creen. Todos apostarían a que nada ronda por tu cabeza, a que nada te atormenta. Y siempre, sin excepción. Se estarán equivocando. Voy a rozar el cielo con la punta de los dedos, sin miedo a que el sol me queme. Porque ya es hora, de ser feliz. Yo tengo el poder esta vez. Yo seré feliz aunque todo vaya mal, porque mi felicidad depende de mí. Y aunque mi tristeza no, puedo buscar esa razón por la que sonreír. O inventármela. Ya me da igual. NO MÁS DÍAS TRISTES. ¿Entendido?

1 comentario:

  1. Si te lo propones lo vas a lograr :) muy lindo el blog!! Te espero en el mio cuando gustes.
    Besitos :)

    ResponderEliminar