lunes, 11 de marzo de 2013

¿Tinta? Dolor.

Prohíbes que marque mi piel con aquello que deseo llevar conmigo, pero dime, ¿y las demás marcas? Esas marcas que no llegan a verse, no más allá de un pequeño vacío tras el cristalino de mis ojos, no más allá de las desgastadas comisuras de mis labios. No desaparecerán esas marcas, ¿por qué no las impediste? Venga va, dime porqué permitiste que me marcaran, que aunque aparentemente sea la misma, en las profundidades de mi ser siempre existirá algo que cambió, y no notaste, cicatrices imperceptibles que en su día no se curaron correctamente, que aún escuecen cuando el jugo de limón es arrojado, ácido para mis adentros.
Si yo aprendí a vivir con estas cicatrices, tú aprenderás a vivir viendo mis alas, si no impediste una marca, no impedirás ninguna.




                                                                           Son mis marcas, es mi historia.


1 comentario:

  1. Hola! Leí tus entradas y me recuerdan a las mías... te dejo aquí mi dirección del blog por si quieres verlo. Un beso!
    Http://correrencirculos.blogspot.com

    ResponderEliminar