martes, 4 de julio de 2017

Pre.

"¿Quieres contar tu historia?" le susurraba al espejo. 

Ella apenas era reconocible, tenía el pelo enmarañado y sucio, sus ojeras eran tan profundas que le recordaban al terror que sentía cuando mamá apagaba la luz, y el maquillaje le recorría todo el rostro, mostrando con exactitud el itinerario de sus lagrimas. 

Aunque contar su historia la aterrorizaba, aunque se le quebraba la voz con sólo intentarlo, debía hacerlo. Debía ser mejor. Debía poder evitar que otras personas sintieran que su reflejo era inexacto, repugnante y débil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario