sábado, 18 de febrero de 2017

Caminemos

En cada ocasión en la que la vida parece decidirse y haber escogido un camino, nos deja inexplicablemente en mitad de la nada; con la boca abierta y el estómago repleto de inseguridades. Seguimos caminando hasta encontrar atisbos de verosimilitud, de raciocinio, para acabar perdidos entre millones de personas con una orientación similar. Nos aproximamos a seres vivos con distanciamiento, y nos aferramos a objetos inertes, creyendo que así creamos una estabilidad emocional con uno mismo, que se quiebra con la misma facilidad que el amor propio. Pero circunstancialmente, aún somos capaces de apreciar el atisbo de belleza en la imperfección del ser humano y del contexto material en que se encuentra, y por consiguiente, seguimos caminando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario