viernes, 15 de junio de 2018

Sombras

Las sombras que forman su figura son más nítidas que ella, está más presente la luz que se ha disipado que la que queda. Se mantiene erguida, mirando hacia la nada, dejándonos en misterio aquello que baila en su consciencia. Sus labios, cortados por el frío, se separan, pero no emiten más que un silencio ensordecedor. Dilatadas las pupilas, están clavadas en el reloj que representa el paso de algo tan insustancial como el tiempo.

Pasa él sus dedos por el enmarañado cabello de lo que queda de su fisicidad, le susurra al oído, pero su rostro se ensombrece cuando no causa ningún efecto. La besa en la mejilla, y se estremece; está tan fría. La ha perdido. Aquella materia insensible ya no es la persona de alma radiante que le había cegado. Y aún habiendo dos cuerpos en esa habitación, no podría estar más vacía.


miércoles, 4 de abril de 2018

Silencio.

El silencio es tortura. 

Me detengo a dejar pasar los segundos, intangibles, mientras observo las sombras que danzan a mi alrededor, imaginando que el canvas blanco del techo me da alguna respuesta. 
Siento cómo mi corazón late, con prisa, y con furia, haciendo retumbar mi caja torácica.
Oigo a mi propio cuerpo traicionándome, impasible; 
mis pulmones, que traducen cada bocanada de aire en miles de pensamientos.
Mi estomago, que parece ser sostenido por un puño, apretando brutalmente.
Mis mejillas, que arden ante el contacto del sodio en mis lágrimas.

Mi cerebro nunca se acalla, nunca me permite una tregua, nunca concede que el silencio sea sólo eso; silencio.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Cada suspiro

Cada suspiro hace temblar a mi consciencia.
El demonio ha acallado la voz del ángel, pero no su corazon, que infatigable bombea las indecisiones. Tal vez nada es definitivo.
Tal vez sentir seguridad es una ilusión romántica que no comparte la idea de un multiverso desencadenante.
Tal vez y sólo tal vez, las elecciones que tomes no tengan consecuencias, y puedas amar sin miedo a perder.

martes, 4 de julio de 2017

Pre.

"¿Quieres contar tu historia?" le susurraba al espejo. 

Ella apenas era reconocible, tenía el pelo enmarañado y sucio, sus ojeras eran tan profundas que le recordaban al terror que sentía cuando mamá apagaba la luz, y el maquillaje le recorría todo el rostro, mostrando con exactitud el itinerario de sus lagrimas. 

Aunque contar su historia la aterrorizaba, aunque se le quebraba la voz con sólo intentarlo, debía hacerlo. Debía ser mejor. Debía poder evitar que otras personas sintieran que su reflejo era inexacto, repugnante y débil. 

sábado, 18 de febrero de 2017

Caminemos

En cada ocasión en la que la vida parece decidirse y haber escogido un camino, nos deja inexplicablemente en mitad de la nada; con la boca abierta y el estómago repleto de inseguridades. Seguimos caminando hasta encontrar atisbos de verosimilitud, de raciocinio, para acabar perdidos entre millones de personas con una orientación similar. Nos aproximamos a seres vivos con distanciamiento, y nos aferramos a objetos inertes, creyendo que así creamos una estabilidad emocional con uno mismo, que se quiebra con la misma facilidad que el amor propio. Pero circunstancialmente, aún somos capaces de apreciar el atisbo de belleza en la imperfección del ser humano y del contexto material en que se encuentra, y por consiguiente, seguimos caminando.

lunes, 31 de octubre de 2016

No conocernos.

Desconozco por qué jugamos a no conocernos. 

En la rutina en la que habitamos está presente la coexistencia del otro, pero fingimos no vernos; tal que en el mismo espacio físico funcionamos en dimensiones paralelas.
Nos hicimos daño, y es palpable la tensión cuando evitas mi mirada, que te busca, que desea incitar alguna reacción al mero estimulo que mis ojos puedan causarte. 
Puedes pasar a 10 centímetros de mi persona, con toda esa felicidad que ahora irradias, con esa nueva vida a la que no pertenezco, y por 5 segundos volverte lúgubre, volverte oscuro, porque fingir mi inexistencia te roba luz, te roba alma y aún así, seguimos jugando. No damos el paso a perdonar, a seguir caminos distintos, a dejar de lado todo aquello que sufrimos.

Y no sé durante cuánto tiempo seguiremos en este tablero, pero aún siendo invisible, será imposible dejar de buscarte. 

miércoles, 27 de julio de 2016

Resiliencia

Entre pensamientos y somnolencias, encuentra la voluntad de sonreír. Sabe que el mundo ha podido con ella, que el peso ha hundido sus hombros, y es visible la carga de un oxigeno intoxicado. El agotamiento mental la ha dejado sin ganas de luchar, pero sin ninguna otra opción. Respira acompasadamente, sintiendo la intensidad a medida que se engrandece. 

Ella es resiliencia

Cada átomo se ha hecho perceptible; cada movimiento tectónico, cada batir de alas. Cada una de las risas y de los recuerdos agridulces, son incitaciones en su causa-efecto. La han empequeñecido, y es consciente de ello. Y a cada instante que pasa, más domina el caos en su mente y el vorágine en su corazón. Vencerá a la bestia, como ha hecho siempre. 


Ha perdido la batalla, pero es una gran guerrera.